miércoles, 16 de marzo de 2011

El ROI, el aspecto más temido por las empresas en las estrategias de publicidad



El ROI es la fuerza que impulsa a la mayoría de las empresas, pero a su vez, el aspecto más temido por la dificultad que presenta para muchos, su medición, ya que la exactitud aquí es muy difícil de obtener.

El argumento que se suele expresar es que ningún cliente, tras ver una oferta nuestra, sale corriendo a una tienda a adquirir el producto, sino que se descubre, se registra en la memoria y se actúa en consecuencia en una fecha muy posterior, con lo el margen de error del ROI es muy alto.

Sin embargo, la medición del ROI puede ser una bendición para los vendedores y aquí compartimos algunas razones de ello.

1 – Validación documentada. Cuando un cliente se muestra descontento sobre el andar de las cosas, tenemos los documentos que prueban lo contrario (aunque estén algo desfasados), y si lleva razón, estamos a tiempo de cambiar el rumbo.

2 – Ayuda a optimizar los recursos. La comercialización se ofrece en múltiples canales y saber cuáles de ellos son los que realmente nos brindan resultados, es siempre un factor de optimización de recursos.

3 – Aumenta el riesgo a conciencia. Si somos capaces de supervisar el rendimiento de nuestras campañas, estaremos más cómodos para tomar decisiones o riesgos que de otro modo no haríamos. El poder medir nos permite limitar gastos o aumentaros, según el resultado que tenga nuestra campaña de marketing.

4 – Mejora del presupuesto. Esto es lo más difícil, el invertir presupuesto en canales que nos puede dificultar llegar a nuestro público objetivo. Teniendo los datos reales en mano, tenemos muchas más posibilidades de dar con el nicho al que apuntamos.

5 – Mejor prospección. El ROI ayuda a las empresas a prever y prepararse para el futuro.

6 – Alimento para las acciones colaterales del marketing. Medir el ROI de marketing nos permitirá alimentar nuestros estudios de casos, enlaces, documentos técnicos, existiendo un aprendizaje que de otro modo sería más difícil de obtener.

7 – Mejores estrategias. Si tenemos buena información en mano para evaluar y analizar fácilmente los resultados, podemos trabajar en la mejora de la estrategia de marketing global, añadiendo diferentes elementos para que sea más dinámico y práctico.

Con todo esto podemos concluir que la única razón para no querer medir el ROI es el miedo a enfrentarnos con él, pero incluso en el peor de los casos, nos permitirá cambiar el rumbo radicalmente con lo que sólo nos puede reportar beneficios, sin importar la óptica desde que la veamos.

Articulo editado por PURO MARKETING
Y reenviado por @aucejo
Publicar un comentario